Enciclopedia visual de los sonidos

Isidro Ferrer:

https://www.isidroferrer.com/

Enciclopedia visual de los sonidos. Vol I
Museo Nivola, Italia, 2020
Página del curso
Curso descargable en formato pdf:
Enciclopedia visual de los sonidos. Vol I. Español

«El silencio siempre ha gozado de buena fama pero, hasta ahora, apenas nadie le ha prestado demasiada atención. La inmovilidad forzosa del encierro provocado por la pandemia ha establecido una nueva cartografía en el mapa de los sonidos. Al dejar de estar presentes los habituales ruidos de la ciudad, una infinidad de pequeños sonidos ha tomado presencia adquiriendo un volumen hasta ahora desconocido. Todo este universo de ligeros murmullos ya existía, sólo que estaban ocultos y es ahora cuando han cobrado relevancia. El músico John Cage quiso experimentar el silencio en estado puro y para ello acudió a una cámara anecoica, que es una habitación tecnológicamente preparada en la que no se oye ningún ruido. En aquella habitación, donde esperaba no oír nada, oyó dos sonidos. Al salir le comentó al encargado de la cámara: “Debe de haber algo estropeado, se oyen dos sonidos”. Él técnico le pidió que se los describiera. Cage le describió el más agudo, y el técnico le respondió: “Eso es su sistema nervioso en funcionamiento”. Cage le dijo que el otro era un sonido grave, y él contestó: “Eso es su sangre circulando”. Después de la experiencia John Cage afirmó que el silencio no existe. Por qué no prestar atención a todo ese atlas de sonidos invisibles, y por qué no intentar sacarlo
gráficamente a la luz a través del dibujo y la tipografía.» Isidro Ferrer

Enciclopedia visual de los sonidos. Vol II
Museo Nivola, Italia, 2020
Página del curso
Curso descargable en formato pdf:
Enciclopedia visual de los sonidos. Vol II. Español

«Hay muchos sonidos, quizás demasiados sonidos. En realidad todo lo que se mueve produce una fricción y por tanto un sonido. Hay muchos sonidos, pero pocas palabras para reproducirlos. Las onomatopeyas se encargan de esta función, imitan el sonido de aquello que designan. Cuanto más común es un sonido más sencillo es de imitar fonéticamente. El sonido de algunos animales es fácil de imitar. El de algunos objetos también, como el del martillo o el del serrucho. Entre estos sonidos, los hay grandes y estrepitosos como el de una locomotora de vapor, y los hay ligeros y callados como el del filamento de una bombilla. Aguzando el oído podemos escuchar la mayoría de estos imperceptibles murmullos, pero hay otros que ni siquiera poniendo todo nuestro empeño alcanzamos escuchar, los de esta última categoría pertenecen a los sonidos inaudibles. En el volumen II de nuestra Enciclopedia prestaremos atención al sonido de las cosas y al de la naturaleza. A lo que oímos y a lo que sin llegar a oír, podemos imaginar como suena.» Isidro Ferrer